¿Por que es arriesgado mirar un eclipse sin protección?

Un eclipse es todo un acontecimiento que nos llama poderosamente la atención, más que nada porque no suele ser habitual. Sin embargo, para nuestros ojos y la salud ocular, si miramos sin protección, puede llegar a provocar graves lesiones oculares como conjuntivitis o, incluso, queratitis punteada. Si la exposición durase demasiado tiempo, podría llegar a afectar a la zona céntrica de la retina. Una quemadura en esa zona se conoce como el heliotraumatismo produciendo un efecto similar a cuando estamos tomando el sol y no tomamos ningún tipo de protección.

A lo largo de Internet podemos encontrar toda una gran cantidad de remedios caseros tales como pueden ser filtros fotográficos, radiografías, gafas de sol tradicionales, filtros polarizados, cámaras, cristales ahumados… Realmente pueden producir una falsa sensación de protección que nos ayudará a pensar que, si miramos a través de ellos, vamos a estar protegidos… Pero nada más lejos, podría llegar a causar daños en la retina o, incluso, en la córnea, que no se podrían llegar a reparar.

En el caso de que no hayamos tenido en cuenta las consideraciones que se nos han dado para observarle cris utilizando gafas especiales, y si experimentamos es John borrosa o alguna mancha características, entonces deberíamos de ir a urgencias en las siguientes 24 horas desde el momento en el que se ha producido la exposición.

Antes de nada, te queremos decir que no cunda el pánico: aproximadamente cerca de un 85% de los problemas que se producen por no haber seguido las indicaciones a la hora de seguir un eclipse son recuperables. Sin embargo, dependerá del tiempo que tarde en tratarse: en los primeros días debemos de administrar vasodilatadores y corticoides para poder disminuir el edema y conseguir aportar oxígeno a la zona afectada.